El euskera, un activo más para la empresa innovadora

La extensión del uso del euskera en el mundo laboral es hoy una realidad incuestionable. Estos últimos meses nos están reportando noticias a todas luces positivas, que vienen a corroborar el progresivo avance que se está dando hacia un entorno laboral más bilingüe, acorde con el proceso de recuperación y normalización del euskera que está impulsando la sociedad vasca en los más diversos ámbitos de la vida social.

En efecto, cada vez más, las empresas de nuestro entorno, optan por integrar el uso del euskera en su quehacer diario, cada una según sus propios objetivos, ritmos y posibilidades. Actualmente más de cien empresas y organizaciones -muchas de ellas punteras y de reconocido prestigio incluso fuera de nuestras fronteras- ponen lo mejor de sí mismas desarrollando planes de uso del euskera para tratar de conseguir que el bilingüismo sea un activo más, un valor añadido en su realidad empresarial.

Es precisamente el carácter emprendedor e innovador el que ha motivado a las empresas pioneras a introducir el euskera como un elemento normalizado en sus relaciones internas y en sus relaciones con clientes y proveedores, buscando con ello remarcar un modelo o perfil propio y comprometido con su entorno más próximo. Y es que siendo, como lo es, cada vez mayor el porcentaje de población bilingüe en nuestra comunidad, y teniendo en cuenta que ésta aumenta en las generaciones más jóvenes, que son, a su vez, las mejor preparadas, integrar el bilingüismo en la cultura de la empresa es una segura apuesta de futuro.

Apuesta de futuro que viene gestándose ya desde la década de los 90 cuando el Gobierno Vasco, de la mano de esta Viceconsejería de Política Lingüística, y en colaboración con otras entidades, puso en marcha el programa para el fomento del uso del euskera en el mundo laboral, mediante la implantación de planes de euskera ad hoc en diversas empresas precursoras. Lo que por aquellos años fue un programa piloto dirigido a grandes empresas tractoras, es hoy un proyecto consolidado que se está extendiendo también a otras empresas, especialmente a aquellas grandes entidades o centros con un gran número de consumidores y usuarios.

Por lo tanto, creemos que es el momento de capitalizar el esfuerzo realizado estos años, aprovechando el saber hacer obtenido y la experiencia acumulada; que es el momento de extender el modelo de actuación a un mayor número de empresas de la manera más eficaz y eficiente posible.

Por ello, la Viceconsejería de Política Lingüística del Gobierno Vasco ha desarrollado durante los pasados meses un importante trabajo para recabar la implicación y aportación de los principales agentes sociolaborales y hacerles partícipes de la política de normalización del euskera en el sector. La propuesta de colaboración de esta Viceconsejería ha tenido una inmejorable acogida por parte de los principales representantes de las organizaciones empresariales y de los sindicatos de los trabajadores, lo que ha posibilitado la firma de sendos acuerdos de colaboración con todos los representantes empresariales (CONFEBASK, ADEGI, CEBEK y SEA) y con los principales sindicatos de trabajadores (ELA, CCOO, LAB y UGT). La Viceconsejería de Política Lingüística considera que estos acuerdos son un auténtico hito en el proceso de recuperación del euskera y pueden, asimismo, establecer una importante referencia de consenso y colaboración para sectores incluso más amplios que el propio ámbito laboral. Como contrapartida al compromiso y responsabilidad asumidos por las organizaciones del sector, el Gobierno Vasco se ha comprometido a ofrecer asesoría, asistencia técnica y ayudas económicas para que las empresas interesadas puedan aprobar sus propios y específicos planes de uso del euskera, planes que serán desarrollados según las necesidades y objetivos establecidos por y para cada una de ellas.

Para responder con eficacia al nuevo impulso que, sin duda, requerirá en el futuro próximo el conjunto del ámbito laboral en su firme apuesta por el bilingüismo, el Gobierno Vasco, conjuntamente con las Diputaciones Forales de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa y EUDEL, ha presentado recientemente el programa LanHitz, un programa de carácter integral cuyos objetivos son, entre otros, asesorar e informar de manera presencial y directa, a las empresas que así lo deseen, sobre las estrategias, ayudas, servicios, etc. para la integración del euskera en las empresas. Basándonos en la experiencia acumulada en los últimos años, hemos desarrollado en LanHitz un Marco de Referencia Estándar que persigue la homogeneización y estandarización de los planes de euskera, para que las empresas y los establecimientos puedan fijar más fácilmente sus objetivos de normalización lingüística.

Asimismo, siendo conscientes de que la eficiencia en las actuaciones es una premisa clave en la gestión empresarial, la Viceconsejería de Política Lingüística ha suscrito con Euskalit-Fundación Vasca para el Fomento de la Calidad un convenio de colaboración para ofrecer una herramienta adecuada de evaluación a las entidades privadas que están desarrollando sus planes de euskera, de acuerdo con los criterios y parámetros recogidos en los vigentes sistemas de certificación de calidad; en definitiva, un sistema de evaluación del grado de progreso de los procesos de normalización lingüística de las empresas. Este certificado público que asociará calidad y euskera supondrá un paso decisivo en el desarrollo del programa-marco LanHitz y un reconocimiento del grado de cumplimiento de los compromisos previamente establecidos por cada empresa, constituyendo una valor añadido para las mismas.

Cabe señalar en relación a la financiación de estos planes de uso del euskera, que esta Viceconsejería ha publicado recientemente la Orden de concesión de subvenciones para la elaboración y gestión de los mismos en 2006 con una cuantía inicial de 1.825.000 €, lo cual supone un incremento del 63% sobre la dotación del pasado año. Estas subvenciones han tenido como beneficiarias a 121 entidades privadas y corporaciones de derecho público

Sabemos que es necesario impulsar políticas activas y buscar la complicidad e implicación de empresarios, sindicatos y trabajadores, para garantizar que el euskera continúe siendo una realidad creciente también en el mundo laboral.

Y por supuesto creemos también en la extraordinaria aportación que nuestras empresas, tan enraizadas siempre en nuestra comunidad, pueden hacer en beneficio de una sociedad vasca más integrada y cohesionada también en lo lingüístico, mediante su contribución a una mayor utilización del euskera en el ámbito laboral. En todo caso, además, serán las propias empresas las principales beneficiarias de una mayor presencia del euskera en su actividad, porque el uso cada vez mayor del euskera será sinónimo de más calidad, más innovación y mejor servicio en una sociedad cada vez más bilingüe. Las empresas de Euskadi tienen mucho que ganar y nada que perder con el euskera. Las empresas pueden proporcionar a la sociedad vasca no sólo riqueza económica, sino también cohesión social. La sociedad vasca va camino del bilingüismo, y junto a ella irán las empresas que decidan emprender planes de euskera. En ese empeño, naturalmente, contarán con todo el apoyo del Gobierno y del resto de las instituciones vascas.

Artículo de opinión de Patxi Baztarrika Galparsoro Viceconsejero de Política Lingüística del Gobierno Vasco

 

Partekatu - Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
Esta entrada fue publicada en Idatziak-Articulos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *